16 de agosto de 2016

Buenas!

Hay vida????

Un saludo

14 de septiembre de 2013

Hablar de mi depresión con la gente solo me sirve para recordar que la tengo y para que los demás, al oirme, se encarguen de tirar por tierra las pocas esperanzas que me quedan, que se siguen resistiendo a morir.
Por favor, no me preguntéis que cómo estoy, ni que qué me pasa. Desahogarme no me sirve para nada, hablar del tema no va a hacer que los problemas desaparezcan y lo único que hace el oir las reacciones de los que me escuchan es estresarme todavía más. Además, como según algunos, voy amargando la existencia de los demás con mis cosas, así no aburro a nadie.

Carpe Diem los cojones

22 de agosto de 2013

Luego me dicen que qué me estresa tanto. No paro de darle explicaciones a la gente sobre todo lo que hago o dejo de hacer. Vivo en un estrés permanente por tener que dar informes detallados de todo lo que me rodea siendo dar explicaciones una de las cosas que más odio y más me cabrea.

Dejadme en paz ya

21 de agosto de 2013

Toda esa gente que me dice que yo puedo hacer cualquier cosa, que tenga confianza, que todo saldrá bien, es la misma que tira mis sueños, mis metas y mis aspiraciones por tierra.

Que se vayan muy mucho a tomar por el culo.


19 de agosto de 2013

Hay personas que hasta en sueños son unas petardas. Verlas pollardear tanto me pone enferma.

17 de agosto de 2013

Tu forma rocambolesca de escribir no te hace más culto, sino más pedante e incómodo de leer. Y por favor, no escribas como en un puto sms cuando escribes con el ordenador

15 de agosto de 2013

Cuando a la gente que me dice "CARPE DIEM" empiecen a ocurrirles desgracias una detrás de otra, les diré yo carpe diem a ellos. Les sentará genial.